Beneficios de las naranjas en las dietas


Cuando estamos llevando una dieta, bien sea depurativa o de adelgazamiento, a menudo nos apetece tomarnos algo dulce, algo que al menos nos alivie las ganas de comer golosinas o pasteles.

Por desgracia la mayor parte de estos alimentos, por no decir ninguno, están prohibidos cuando estamos llevando un plan concreto de nutrición.

Pero las naranjas pueden ser un buen aliado de cara a mantener nuestro equilibrio alimentario, además de deleitar nuestro paladar con un sabor dulzón que a todo el mundo le gusta.

Tanto si se trata de comprar naranjas como si son mandarinas, que no dejan de ser un tipo de naranja, las ventajas que estas nos ofrecen de cara a depurar nuestro organismo y mantener a raya nuestro peso son varias.

Suponen una buena fuente de nutrientes y antioxidantes, por lo que es el mejor postre o merienda que podemos tomar.

Beneficios de las naranjas

  • Por su alto contenido en fibra las naranjas están indicadas para dietas adelgazantes, ya que sacian el apetito y ayudan a controlar mejor el impulso de seguir comiendo.
  • Son un buen sustituto de los pomelos, especialmente para quienes no soportan el amargor de esta fruta, que es familia directa de las naranjas.
  • Esa buena cantidad de fibra alimentaria hace de estas frutas un producto estupendo para depurar el organismo y regular el tránsito intestinal, por lo que si tenemos algún problema de este tipo, deberíamos consumir al menor un par de piezas, y si las tomamos en zumo no lo debemos colar, para que la fibra haga funcionar nuestro organismo.
  • Las vitaminas y los antioxidantes que contiene esta fruta es perfecta para mantener un estilo de alimentación saludable.
  • Es mucho mejor elegir una buena fruta a tomar cápsulas de suplementos alimenticios, ya que el cuerpo sintetiza mejor los nutrientes.

Naranjas de temporada

Elegir el consumo de naranjas especialmente cuando están en temporada es lo ideal ya que es el momento en el que sus propiedades nutritivas son mucho mejores que en otras épocas.

Esto significa que fuera de temporada es posible comprar naranjas, pero que estas se han guardado en cámaras para frenar su maduración o vienen de otros países, y se tienen que cortar antes de su punto óptimo si no quieren que se estropeen durante el proceso de comercialización.

Lo mejor para obtener naranjas frescas es contactar directamente con el agricultor, algo que hoy está cada vez más cerca gracias a Internet.

De este modo disfrutamos de una deliciosa y nutritiva golosina que nos ayudará a mantenernos en forma y bien alimentados, sea cual sea la dieta que sigamos.