La rinoplastia como procedimiento para cambiar tu rostro


Darle una nueva forma a tu rostro ahora es posible gracias a la cirugía de nariz llamada rinoplastia. Muchos son los factores que influyen al momento de tomar la decisión de entrar al quirófano para ser intervenido o intervenida quirúrgicamente, la rinoplastia suele practicarse a personas con problemas de respiración a nivel de nariz, debido a irregularidades presentes en las fosas nasales o el tabique, también es usada como un recurso estético ya que puede mejorar notablemente el aspecto de tu rostro, combinándola con procedimientos estéticos adicionales.

Te recomendamos leer: https://www.truvius.com/guia/cuanto-cuesta-un-seguro-de-gastos-medicos-mayores/

¿Qué esperar?

Para llevar a cabo este procedimiento es necesario que tengas claras las expectativas lo que en realidad esperas obtener, es un proceso invasivo que ameritara de ingresos al centro médico, de un grupo de especialistas calificados en el área, hoy en día el proceso posterior a la operación es un poco menos doloroso ya que se está implementando el uso de equipos de alta gama tecnológica y cada día los especialistas se preparan con los últimos avances de la ciencia médica en esta especialidad.

Modalidades de rinoplastia

El médico tratante debe darte a conocer que técnica es la más adecuada para ti en función de las razones por las cuales decidiste hacerte una rinoplastia, entre estas técnicas están la rinoplastia con técnica abierta, que se ejecuta trazando la pequeña incisión entre la base y la punta de tu nariz, por el contario la rinoplastia con técnica cerrada, se realiza haciendo las incisiones dentro de las fosas nasales, así se evitan los riesgos de alguna cicatriz visible.

También es utilizada la rinoplastia para darle una apariencia más estrecha a la nariz a su apariencia desde cualquier ángulo, este proceso es doloroso ya que se debe trabajar sobre los huesos de la nariz y reconstruirlos completamente.

Consejos previos

Antes de someterte a una cirugía de nariz debes tomar en cuenta algunos consejos que te harán más llevadero el proceso, si fumas no debes hacerlo 15 días antes de la operación, mucho menos después, debes hacer a un lado ese hábito, de igual modo se recomienda antes de entrar al quirófano hacer una dieta ligera, basada en líquidos preferiblemente, se debe evitar ingerir cualquier medicamento que tenga propiedades anticoagulantes, para someterte a este procedimiento debes gozar de óptimas condiciones de salud, es por ello que se recomienda someterse a una rigurosa evaluación preoperatoria, esto para disminuir posibles complicaciones durante o después de la intervención.

De igual forma debes tener en cuenta que después de la operación tu rostro puede presentar hematomas y verse hinchado, es completamente normal e ira desapareciendo conforme pasen los días, el dolor debe ser tratado con medicamentos que te indicara tu doctor, no debes realizar esfuerzos físicos que puedan llegar afectar el proceso que te realizaste tampoco apoyes la nariz sobre la almohada cuando duermas de preferencia hazlo boca arriba, estos consejos te ayudaran en el proceso preoperatorio aplícalos y obtendrás grandes resultados.